11:28

De pilladas y venganzas


A mí nunca me han llegado a pillar del todo, o al menos conocidos, pero el otro día tuve una conversación con una amiga muy graciosa.

Me contó que estando en casa de su novio, volvieron los padres del cine antes de lo previsto y cómo no la daba tiempo a vestirse se oculto detrás de la puerta.
Con tan mala suerte que el padre entró en la habitación y abrió la puerta de golpe, hostiándola con ella en la cabeza.
Al ver que no se abría bien, el hombre siguió intentándolo a las bravas, mientras seguía arreando a mi pobre amiga, la cual ya no tuvo más remedio que salir de detrás tapándose cómo pudo.

Lo más gracioso viene, en que yo sin saber nada de esto, me vengué por mi amiga cuando pillé al hombre cagando.

Estaba ella y el novio con otros amigos en el salón. Nos disponíamos a salir por la puerta e irnos todos de viaje.
La pega es que yo tengo la manía de que cuando me dispongo a salir de una casa, me gusta pasar por el servicio, no sea que luego me vayan a entrar ganas cuando no tenga ninguno a mano.

Voy confiada de que no fuera a haber nadie y abro la puerta.
A lo que me encuentro al hombre ahí sentado, chiquitito, con su pinta de broker, sus gafitas y leyendo el periódico en la sección de economía.

Me quedé en shock y empecé a balbucear:
-Perdón, lo siento.
Me costó entre 3 y 5 segundos reaccionar y cerrar la puerta. El padre de mi amigo me miraba con cara de conejo asustado.

Regresé dónde los demás, para ser sometida a un riguroso interrogatorio.
-¿Qué te pasa que estás tan roja?
-¿A mí? ....Nada.
-Venga desembucha.
Estuvieron riéndose horas y cada vez que sacaban el tema yo volvía a enrojecer.
Lo pasé bastante mal aunque ahora me ría, lo único bueno es que mi amiga fue vengada.

Después hablamos de respectivos hermanos, que aseguran que no pasarán por casa y los muy capullos acaban apareciendo.

12:31

Azotea


Normalmente cuento alguna historia aquí y la acompaño con alguna imagen.
He decido subir fotografías que me apetezca que veáis, sin necesidad de historia adjunta.
Podéis hacer cualquier comentario o crítica libre de cada foto que suba.
Eso sí, si no se pincha encima ni se aprecia bien, ni se ve con nitidez.

23:07

Señora árabe critica a los terroristas islámicos


Olé sus narices, señora. Se puede decir más alto pero no más claro.

Estando en Túnez, mientras que varios turistas españoles eran secuestrados en dicho territorio, cierto guía de autobús, nos comentaba a los viajeros como dos torres de su capital eran llamadas jocosamente "las torres gemelas", lo cual no me hizo ni puñetera gracia.

Nos enseñaron y pusieron vídeos sobre las doctrinas islámicas en las que contradictoriamente hablan del respeto hacia el ser humano y el deber de conquista hacia cualquier territorio infiel.
Nosotros somos territorio infiel a conquistar por esa regla de tres, ¿cual es el respeto del que hablan?
Aquí pueden alabar a Alá delante de una Iglesia y a las mujeres allá nos obligaban a entrar a las Mezquitas vestidas con chilabas.

Yo puedo respetar cualquier religión pese a no pertenecer a ninguna, pero esperaría igual trato de los demás. Que a las mujeres (hombres) creyentes o no creyentes de cualquier país se nos respetara.
Exijo el mismo respeto que doy.

Resumiendo: O follamos todos o la puta al río. O todos o ninguno.

22:17

El Beso


El otro día estaba tranquilamente sentada en un parque del centro con mi chico, a lo que llegó una chica con una cámara de foto y me pregunta:
-¿Te importaría besarle y que os haga una foto? Es que es para un concurso.
Me hizo gracia y lo hice.

Luego me acordé de esta foto que es mi favorita, el Beso de Doisneau y pensé que ojalá ganase si le había quedado tan bien cómo esta.
Quién sabe si a ellos este fotógrafo no les preguntó lo mismo antes de retratarlos y mira luego que imagen para la posteridad.
Además que ahora que lo pienso el chico de la fotografía se parece al mío. Lástima que yo a la chica no, sino le podría haber quedado una toma todavía más parecida.

Tiene que hacer ilusión que te inmortalicen así, son cosas que normalmente no suelo pensar porque la que está detrás de la cámara suelo ser yo.