22:38

Tetas?


Hablando con dos amigos, no se por qué surgió el tema de las tetas.
Uno decía que es cómo tocar una bola de grasa, los otros dos no estuvimos de acuerdo, pensamos que tiene más consistencia que eso.
¿Qué hacíamos hablando del tema? Ni idea, fue porque nos dio por preguntarnos cómo debe saber la leche materna. Ni me acuerdo de mi etapa lactante, ni ganas. Ellos tienen la teoría de que debe saber a agua sucia.
Luego surgió el tema de las asiliconadas, se sorprendieron de que hubiera tocado unas, la verdad que ni me acordaba. No fue por voluntad propia, tampoco deberían haberme obligado.
El tacto creo que es más o menos igual, solo que algo más plástico.
El tema ahí ya cambió de rumbo, por algo que obviamente nos distrajo y nos interesó más a todos, hacia si algunos chicos tenían tanto paquete cómo marcaban, los pantalones eran pequeños de talla o si se metían calcetines. Nunca lo sabremos. Yo creo que los llevan más pequeños de talla.
Frases sabias que me dijeron:
-Como dice mi madre, no calientes lo que no te vayas a llevar a la boca.-Si es que las madres son muy listas.
-Despacito y con vaselina todo entra.
-Como me decía mi abuelo, nunca te huelas un dedo en público, los demás pensarán lo que tú estás pensando ahora.- Al igual que la anterior, tampoco se a que venía esta frase, pero es cierta también.
En cuánto a medidas de pechos, también tengo una opinión formada al respecto. Opinión objetiva claro. La tengo más que nada, por cierta vez que mis amigas se aburrían y no encontraron otra cosa mejor que hacer, que tocar hasta averiguar cual tamaño les gustaba más.
Ya que esos días, no se por qué oscura razón les había dado por tocármelas, pues toqué.
From lost to the river.
La conclusión fue clara: Medianas. Las pequeñas fue casi como si no tocaras nada. Las grandes, a los que les gusten las mujeres, les deben gustar, pero frustró intentar agarrar algo y no poder abarcarlo. Las medianas caben justo en la mano y el tacto recuerda a las pelotitas antiestrés, aunque por agarrar, prefiero agarrar otras cosas.
Ndy: La foto la hice yo, por lo tanto la que sale es una modelo.

20:25

Heroes: Buenas noches, ciudad inmortal

Se nos presentó la oportunidad de volver a ver a los Héroes y allá que nos fuimos, si puedo repito.
Esta vez no pudimos estar tan cerca, con 80.000 personas que había en Cheste. Vallaron la zona de pista y los boxes, dejándonos movilidad solo en el lateral y en el aparcamiento. Fue la primera vez que estuve lejos de la pista en ese circuito, la eché algo de menos, pero o una cosa u otra. La ventaja es que conocía el camino para llegar de sobra.
Nunca lo habia visto tan lleno, la multitud era apabullante.

Según llegamos, vi a un chico arrodillado en el suelo, con los brazos extendidos y las manos tocando el asfalto. Por un momento me reí pensando que estaba tan borracho, que le había dado por rezar a la meca delante de tanta gente, pero que va, tenía una bolsa debajo de la cabeza. Nunca vi postura más ridícula para potar.

Los Héroes salieron a la misma hora y empezaron con la misma canción, sin embargo me pareció que variaron unas tres, cambiándolas por otras. No tocaron la favorita de la madre de Bunbury, según él ( y cambiar a una madre por otra copa).
Valdivia estuvo más activo, se levantó y estuvo tocando con Bunbury, y con su hermano con muy buena química. Hubo un momento que le vi hasta sonreir, era una mueca rara, pero sonrisa al fin y al cabo.
Bunbury estuvo increíble, moviendo el culo apretado a presión en esos pantalones de polipiel (según un amigo, yo creí que era cuero). Le vi mucho más recuperado de la gripe, con movimientos más felinos. Me encantó cuando elevó los brazos cantando: "Soy un ave rapaz, mirad mis alas". Y esta vez si se despidió, dijo que se habían sentido muy arropados y queridos por su público, en toda esta gira. Que se había hecho posible lo imposible.
Con estas palabras Enrique estaba apunto de llorar, luego hizo un gesto genial, que creo que hizo en otros conciertos y cogió un foco del escenario, haciendo un picado enfocando a Valdivia, mientrás este hacía un solo de guitarra. Después lo dirigió hacia el público y nos señaló con el dedo. Diciéndonos que hasta siempre.
Así sí. Este si que fué un conciertazo, según ellos el último.
Hubo mucha entrega por parte del público, que gritó cómo loco y de parte de ellos también.

Se salía muy despacio, con tanta gente. Me fijé en un chico que llamaba la atención. Estaba sentado en el suelo, con las piernas cruzadas y la cabeza entre las manos. Aun tengo su imagen en mi mente, parecía muy abatido. Tanto que no pudimos pasar de largo, le preguntámos que si estaba bien o necesitaba algo, pero nos hizo un gesto con la mano para que nos largáramos, sin levantar la cabeza. Estaría deprimido por ser el último concierto o vete a saber.

Dormimos algo en el coche, ya que no pudimos moverlo hasta las cuatro de la mañana del atasco que se formó para salir del parking.
Ya que me había librado a la ida, conduje a la vuelta. No estaba muy cansada. Volvía tan contenta de saltar y gritar que disfruté tambien en el coche. Disfruté demasiado, y no cómo estaís pensando. Me pesaba el pie, quería volar e ir cada vez más rápido.
Estuve pendiente de si veía algún cartel de radar, espero que no me haya cazado ninguno.
Tampoco fué para tanto, 170 es lo más que lo puse, 150 de media. Corté curvas, deslizándome.
Tuve que darle las largas, eso si, a un autobus que se echó encima mío mientras le adelantaba y me echó un poco al arcén, menos mal que había.
Muchas veces me pregunto, cuando leches va a aprender la gente que los espejos están para mirarlos y saber que es lo que te viene por detrás.
Llegué tres horas y pico después con los hombros agarrotados de cansancio.
Justo antes de cerrar los ojos, me di cuenta de mi inconsciencia.
¿Qué hubiera pasado si me paran?
Además de quitarme casi todos los puntos del tirón, me habrían pedido el carnet de conducir.
¿Dónde estaba? En mi casa.
Después me habrían pedido en carnet de indentidad para identificarme y ahí no se que hubiera sido peor, mentir y decir que lo había perdido, o que vieran que me ha caducado hace tres meses.
Sumando todo, habría sido perdida de puntos, multa elevada por alta velocidad, más alta por no llevar carnet de conducir y lo del DNI caducado. El otro día por poner cara de buena, me quitaron una multa del carril bus, aquí no creo que hubiera colado y seguramente hubiera dormido en el calabozo.
Aprenderé para la próxima o trataré.
Unos chicos nos dijeron, que conocían a alguien cercano al grupo y que tocarían en Madrid. Lo dudo, aunque me gustaría escuchar en persona aquello de: Buenas noches, ciudad inmortaaal.
video

13:09

Resistencia

Había decidido dejar el blog por unos insultos que había leído por ahí, por eso no os dejaba comentar, lo siento.
Aun así he recibido amenazas por mail, de que cómo lo deje me van a emborrachar y a mi el alcohol me sienta muy mal, así que me han convencido.
No lo voy a dejar, si hay gente que se aburre y no tiene otra cosa mejor que hacer que insultarme por web, mejor no hacer caso, aunque duela. Lo que no voy a hacer por aquí, es contestarlos.
Dejar de hacer algo que me gusta tampoco, era esa la solución.
La próxima vez que alguien me insulte, lo tengo tan fácil como achucharles a mi chucha.
Achucharles a mi chucha, que bien suena.
No es que sea muy grande o muy fiera ella, pero un día que no me dí cuenta le meo en la espalda a uno en el parque.
Así que pensarlo antes de hacerlo, porque se os puede acercar disimuladamente y levantar la patita. ¿Y entonces qué? Lo de la perrilla es porque prefiero reírme y hacer chistes del tema.
Ya que estoy hablando de ella, quería contar lo que me indignó el otro día.
La estaba paseando por el parque y se me acercó un policía a caballo. Quería que recogiera el excremento que ella acababa de hacer, pero le contesté:
-Su caballo acaba de hacer lo mismo ¿usted también lo va a recoger?- Teniendo en cuenta el tamaño de mi perra y el del caballo, decidiría que llevaba las de perder y se fue.

15:35

Cansancio


Me cuesta mucho cansarme de las cosas o personas, con las que me ilusiono y tengo buenos ratos, pero cuando lo he hecho, no ha habido vuelta atrás.
Me han tenido que hacer infinidad de putadas antes.
-Cuando te moleste algo, tú dímelo- Rara vez lo hago, demasiado orgullo, como para tener que decirle nada a nadie y cuando lo he hecho comprobé, que es solo lo que parece, una frase hecha. Es por eso que doy infinidad de oportunidades y nunca pido nada. Me gusta que me lo den, pero me da igual si no lo hacen, al fin y al cabo nunca creo merecerlo.
Tampoco me gusta que me lo pidan, ya lo doy yo siempre sin que me digan nada.
-Esta chica nunca cuenta las cosas- Esta frase siempre la oigo, cuando terceras personas se enteran de algo importante, que no he contado.
Hay que conocerme bastante para saber eso, por lo demás parezco muy abierta, tengo mucha capacidad para hablar de temas banales y soltar chorradas.
Las apariencias engañan. Realmente creo que solo me conoce a fondo una persona, por muy presuntuoso que suene. Lo se, porque al resto no les facilitó tanta información.
En el resto de las cosas soy muy bocazas, pero hay cosas que no me saldría contar nunca.
Supongo que por hábito de conducta adquirido, simple costumbre.
Con algo de tiempo, como con todos, se puede llegar a saber aproximadamente cómo soy, pero nunca por qué, porque para conocer el por qué de las cosas hay que conocer su origen.
Esto solo lo hago para decir que me he cansado de escribir sobre cosas que realmente no me importan y que a partir de ahora me iré pasando por vuestros blogs.
Y que nadie se tiene que preocupar por nada, porque no hay nada de lo que preocuparse.
Un pequeño atisbo, de cómo soy antes de que no veáis nada.
Puede que algún día vuelva a escribir aquí, realmente me gustaba, pero me he cansado. Es todo.

13:17

Bar Bukowsky

Fui a una lectura de poemas, cosa que en principio me pareció algo aburrido, ya que prefiero los relatos.
Nada más entrar por la puerta mi impresión cambio, "Bar Bukowsky" se llamaba, justo como el autor, cuyo libro me estoy leyendo. Pensé que era una feliz coincidencia.
Esta en la Calle Vicente Ferrer, metro Tribunal, todo el que quiera es bienvenido a leer.
Eso si, a partir de las nueve. Miércoles poemas y domingo relatos, al revés gilipollas. Palabras textuales del dueño, que con pañuelo negro enfundado alrededor de la cabeza, me recordó a un pirata.
Los poemas me encantaron, grabé algunos. Cuando este chico leyó el que me pareció el mejor, el más bestial de la noche, maldije mi suerte, por tener agotada la batería de la cámara.
Rebosaba vitalidad, no leía como quién lee en misa, tenía fuerza, mucha fuerza.
Me recordó mucho a Bukowsky, por la rabia y la mala leche que rezumaba.
Hasta leyó bebiendo un wisky, como él solía hacer en sus lecturas. La diferencia de este chico con el otro autor famoso, es que él no insultó al público y le aplaudimos.
Tuve la suerte de que mi amiga si pudiera grabarlo, espero que me lo pase y volver a escucharlo.
Seguramente también os lo colgaré, mientras tanto os dejaré con otro poema, que sí pude grabar de otra chica y que me gustó bastante.

13:31

El rugir de mis CAÑONES..

Bravo por el que haya leído este título, pasándosele inmediatamente por la cabeza el nombre de Espronceda.
He leído en otros blogs, que últimamente los bloggers andamos algo decaídos, el tema común que todos compartimos, quizás por estar en esta época del año en que los escolares empiezan curso y los demás hacemos recuento de lo ganado y perdido, son amigos que decepcionan.
Amigos o personas apreciadas, que vuelven la espalda sin motivo alguno, que siempre han recibido y se han creido con derecho de hacerlo, pero llegado el caso nunca dan.
Que piden ideales y luego los olvidan deprisa, que quieren ilusión pero sin embargo te la fusilan.
Todo esto hace que se despierte mi rabia por las injusticias y tenga ganas de gritar a los cuatro vientos esta letra:

¡Sentenciado estoy a muerte!

Yo me río
no me abandone la suerte,
y al mismo que me condena,
colgaré de alguna antena,
quizá; en su propio navío
Y si caigo,
¿qué es la vida?
Por perdida
ya la di,
cuando el yugo
del esclavo,
como un bravo,
sacudí.

Son mi música mejor
aquilones,
el estrépito y temblor
de los cables sacudidos,
del negro mar los bramidos
Y EL RUGIR DEL MIS CAÑONES.

Y DEL TRUENO
AL SON VIOLENTO,
Y DEL VIENTO
AL REBRAMAR,
YO ME DUERMO
SOSEGADO,
ARRULLADO
POR EL MAR.

Que es mi barco mi tesoro,
que es mi dios la libertad,
mi ley, la fuerza y el viento,
mi única patria, la mar.

Otras veces sueño, que sigue habiendo respeto, que se aprende del fracaso y que aun hay alguién al que le importe esto. Pero luego siempre me despierto.



22:28

Km.0

Otra quedada más...
Antes de la quedada del blog, tuve el placer de conocer a la persona, que me aguanta todos los días, desde hace más de un año por internet.
Me imaginaba que nos llevaríamos bien, por todas las horas y lo a gusto que habíamos hablado siempre. Por lo mucho que me recuerda a mí hace un par de años.
Pero a veces la realidad supera a la imaginación.
Esa sonrisa que se intuye detrás de la pantalla y me hace sentir tan bien, es mucho mejor en directo, mucho más cálida.
Las horas entre cervezas pasaron muy rápido, fue cómo recuperar el tiempo perdido con un buen amigo, al que hace algún tiempo que no ves.
Miradas tan amistosamente verdes como la suya, hacen que salga el sol.
Es por eso, que no veo "ridículo", aunque lo pueda parecer, conocer a alguien por internet, porque la forma no importa, importa la persona que conoces.
Aun me sigo escribiendo (ahora por mail) con el mismo amigo que conocí hace diez años por carta.
No se debe juzgar a nadie a priori, por el medio en el que se le conoce, sino por cómo se desarrolla la amistad después.
No me importa lo que nadie pueda juzgar, si conozco a gente que merece la pena conocer.

Después vino la quedada del blog, la segunda, ¿repetimos? natillas danone..cancioncillas a parte, fue bueno reencontrarse de nuevo las mismas tres personas.
Por supuesto que repetiremos, habrá más confidencias, más copas, más risas y la próxima vez si quemaremos Madrid.
No habrá afonía, ni dolor de garganta, ni de estómago, ni agujetas, que nos lo impida. Será mucho mejor.
Jódete Hamilton, ejem ejem..perdón, lo tenía que poner.

Estas fotos de hoy, que se me ha ocurrido colocar en tríptico, si son mías, espero que os gusten.
Debo la colaboración a otra blogger, Lenita, que se ofreció voluntaria para posar para mí, sabiendo que quería y me faltaban, fotos de este tipo para mi book.
Además creo que le han gustado ¿no? Las subo y nombro a quienes fueron hechas, porque cuento con su permiso. Otra sesión más, por la que estoy muy contenta, me ha gustado cómo me han quedado al final.


11:00

Días de Lluvía, días sin sol.

Me pinchas, cada día un poco más, me pinchas y no puedo hacer nada por impedirlo.
Haces que retroceda siempre algo cada vez.
Cuando me quiero dar cuenta estoy en el borde del precipicio, lluvia empapándolo todo y con un gran acantilado detrás.
Te diviertes picándome con un palito en la flexión de la rodilla, minando mi última resistencia.
Empujas hacia atrás, con un dedo de suave fuego en mi frente, mientras lucho por mantener el poco equilibrio que me queda. Quieres hacerme caer.
Soplas y susurras en mi oído :
-Vamos, sabes que la caída será dulce, te encantará notar el vacío a tu alrededor. Aunque te asuste, en realidad si quieres.
Aunque ves que no tengo cuerda, nada que me retenga y al final me espera un lecho de afiladas cuchillas.
Soplas un poco más, resbalo, mis pies dejan de hacer contacto con el suelo y me veo suspendida en el aire, con el gran espacio detrás, justo a punto de caer.
A punto de perderlo todo. El cielo llorando más fuerte.
Es entonces cuando me coges de la mano y tiras hacia delante de mi, abrazándome:
-En el fondo no quiero verte caer, se que no tienes cuerda y te cortarás.
¿Mientes? Agotada por el cansancio, me duele, por eso muerdo las paredes.
No quiero bailar con el viento, déjame ir, no juegues más conmigo.

17:12

No te olvides nunca chaval


Chorrada de vídeo al canto. No dejan de sorprenderme estos de "vaya semanita", con las cosas que se les ocurren.
Pero hoy en día hay de todo, si te descuidas monta alguién este negocio de verdad, condones a domicilio.
La cara del chico, justo cuando..también es un poema, ¿pondremos todos esa cara de gilipollas?. Prefiero no saberlo. El video, es un modo de despedir las vacaciones con unas risas, que remedio, no me iban a durar eternamente.

17:03

No me explico lo de estos servicios

Creía que lo había visto todo ya, en cuánto a máquinas expendedoras se refiere. Nada más lejos de la realidad, en Pamplona he visto cosas inverosímiles.
¿Con que oscuro motivo, pone alguien una máquina de tangas en un baño?
¿Alguien los comprará, aunque sea por la intriga de a ver cual les toca?
¿No preferimos todas, tiendas dedicadas a ropa interior en particular?
¿Pudiera ser que en una noche desenfrenada, alguien acabara con el tanga roto y tuviera que comprar uno de estos?
No solo está en este bar, sino en muchos, será que por el norte es moda, no se.
Esta araña, es otra cosa que no me explico. Esta, no la tomé yo, pude mandar a otra personita en mi lugar. Era preferible, no me voy a colar en todos los baños masculinos que vea.
Me lo contaron y no lo creía, me tuvieron que sacar la foto.
No lo había oído nunca, eso de que tuvieran pegatinas de arañas pegadas, ¿por qué es?
¿La tendrán para apuntar mejor?
Es lo único que se me ocurre, puede que cuando vayan ciegos a cubatas, la distingan y no se salgan fuera.
A lo mejor es un entretenimiento y se juega a ver quién apunta mejor a la araña.

0:38

Musas

Llevo tiempo sin escribir ningún texto decente, lo último creativo, fue una aportación a un relato conjunto. En el que no se desvela, cual es mi parte. Ni tampoco hace falta, me gustó cómo quedó en general, menos mal que no tuve que elegir el tema.
Ando en dique seco, parece cómo si ya hubiera quemado todos los cartuchos.
Siento a las musas revolotear a mi alrededor, pero las muy zorras, solo me susurran palabras sin sentido. No sugieren nada sobre lo que escribir.
Por ello y porque me hace falta, ahora mismo estoy pasando de ellas, ignorándolas.
Pequeñas ingratas.
Simplemente dejo ir cayendo los dedos sobre el teclado.
Me gusta el sonidillo, clic, clic y ver cuantas chorradas soy capaz de escribir en poco tiempo.
Mientras fumó el último cigarro de la noche, vicio inútil que me acompaña y sosiega, pese a que no lo haga nunca en público, la ceniza cae a menudo tiñendo teclas cenicientas.
Pienso en conducir, hábito abandonado, que últimamente estoy retomando.
Imagino curvas en las que deslizarse, coches por rebasar, mientras dejo luces atrás.
Emigré de nuevo rumbo norte, dónde cervezas, tapas y buenos amigos me acompañaron.
Dónde me enseñaron la tierra dónde se criaron y solo visitan en vacaciones, pero que sigue siendo parte suya.
Ahora también es parte mía.
Que se pinchase una rueda, hubiera sido un pequeño placer, después de tanto tiempo sin hacerlo.
Desatornillar tornillos, alzar el coche y sustituir una rueda por otra, para después bajarlo y apretar bien. Sudar mientras la reparo, para luego tener la satisfacción del trabajo manual bien hecho.
El cuerpo me pide otro, está vez juro que si será el último. Pienso mientras lo enciendo y me pregunto, si no soy capaz de estar a estas horas, bajo la luz de la pantalla y una pequeña lámpara, sin meterme más nicotina en el pecho.
Aplasto los rescoldos contra el cenicero.
Suficientes tonterías escritas en un mismo día, dos estrellas han conseguido salir, los párpados caen, es hora de abrazar la inconsciencia y soñar.

13:39

Héroes: Frío

Crónica del Concierto Héroes del Silencio, día 10 de Octubre:
Llegué a Zaragoza, conduciendo y aparqué en el primer sitio que encontré, preguntando a unos Guardia Civiles, el estadio de la Romareda, estaba a solo diez minutos.
Era pronto y nos entretuvimos, mirando las camisetas, no me gustaba ninguna, pero quise tener un recuerdo y también hablando con los vendedores de cerveza. La cerveza típica de allí, no me convenció, aunque dijeran que había que acostumbrarse.
Hora antes, cuando nos aburrimos, entramos al estadio.
Quisimos ir al baño, pero el de las chicas, estaba lleno como siempre. Así que la otra chica y yo, nos pusimos la capucha del chubasquero, para pasar desapercibidas (menos mal que llovió antes y no durante el concierto) y entramos en el de los chicos.
De esos baños si que no tengo fotos, me habrían linchado. Pero ahora me explico, cómo tardan tan poco. Tienen sitio en cada hueco de pared, así ya se puede. En eso me fijé, aunque trataba de no levantar la vista del suelo, no quería ver nada.

Cogimos sitio cerca de las vallas, a continuación de los sitios preferentes, que estaban pegados, pero aun así cerca. Matamos el tiempo charlando con más chicos de Madrid y otras chicas de Alicante. Cuando se acercó la hora, apostamos a ver quién acertaba la primera canción.
Fallamos todos, la primera fué estanque. Después Bunbury, saludó, dijo que si nos habíamos mojado, que veía frío. Para mí que nos estaba notando fríos, esa fué mi impresión.
Después tocaron: Deshacer el mundo, Mar adentro, La carta, Sirena Varada, Agosto, Opio, La Herida, Malas Intenciones, Apuesta por el RockRoll, Bendecida, Oración, Entre dos tierras, Maldito Duende, Iberia Sumergida, Avalancha, La chispa adecuada, El mar no cesa, Tumbas de sal.
Alguna habré bailado el orden y alguna se me habrá pasado, pero básicamente estas son todas de las que me acuerdo.
Me encantó ver a Bunbury desde tan cerca, estaba muy guapo, ya le veis, en una de las pocas fotos que pude sacarle enfocado, con esos pantalones de cuero. Ha sido una suerte poder verlo.
El juego de luces fué impresionante, el sonido bestial, no perdió nada en directo, la misma calidad que un disco.
Todo el rato estuve imaginando, que estaría pensando Bunbury. Hizo algunos movimientos sexys, esquivó alguna braguilla y estuvo cerca del público. Hubo un momento, en el que pensé que se iba a tirar al publico, pero que va. Tampoco jugó a hacer giros con el cable del micro, por encima de su cabeza como antaño.
Dijo que habían vuelto con algo de gripe de América, poco más habló con el público. Él no se, pero Valdivia, si que parecía que la tenía, como le veis aquí a la derecha con la cara hinchada, parecía enfermo.
Esta imagen me recordó a la portada Let it Be, de los Beatles, cuando se separaron, no se si fue un guiñó, pero no vi nada de química entre ellos. Bunbury parecía incómodo, como que estaba haciendo algo a disgusto. Es mucho suponer, pero parecía que después de diez años separados, no se conocían de nada.
Por lo demás me encantó, con Iberia Sumergida, se me escaparon un par de lágrimas, que quedaron incrustadas, contra la chupa de cuero del delante, en cuánto empezó Avalancha. Casi muero asfixiada entre dos moles.
En las últimas canciones, entraban y salían hasta que les pedíamos más. Hasta que soltaron unos fuegos artificiales y no volvieron a aparecer. Así, sin un triste adiós, para mí que Bunbury pensaba: que bien, que solo me quedan tres.
Ellos notaron frío del público y yo a su vez también entre ellos.
Despedida fría, que me dejó tiritando.
Frío hasta los huesos
Frío en vez de sangre
Nos quedamos todo el mundo extrañado, después de la no-despedida, que tardamos en salir del asombro e irnos.
Después fuimos a la mítica Estación del Silencio. Solo tuvimos que seguir al río de personas. Había mucha gente haciendo cola y no pudimos entrar. Por lo menos la vimos y compramos unos bocatas en el bar de al lado.

18:30

Helmunt Newton y arco iris



Helmunt Newton, es desde mis tiempos de clase, mi fotógrafo favorito.
Son famosas sus portadas en la revista Vogue, de Nueva York y París. Pese que no me interesa la moda, su visión no me ha pasado desapercibida.



Me gusta el punto fetichista, sin resultar vulgar de sus desnudos.
Tiene muchas con zapatos de tacón, ligueros y fustas, pues eso, fetichista.

Estas tres, son de las tomas suyas que más me gustan.
Es una pena, que ya esté muerto, era mítico.
Alguna vez le intenté emular, no se si con buen resultado, seguro que con modelos masculinos, me habría inspirado más.
Pero cada uno, fotografía lo que le surge.




Esta última foto, ya es mía, le comenté a "pequeña" que una vez, se me había colado un rayo de sol, formando un arco iris y la quiso ver. Aquí está.
No tiene muy buena calidad, porque es una diapositiva pasada a papel y después escaneada.
Proyectada en la pared, si que me gustaba como quedaba. Ya podía verse bien, nunca volveré a coger un objetivo tan grande, ni tan caro, como el que me prestó ese profesor.
Con razón no podía cargar con él y enfocar a la vez, por lo que me tuvieron que ayudar a sujetarlo. Era más grande que yo.

22:39

Falsos Dioses

Este es un post dedicado, es una canción de Transfer que siempre me gustó. La canción de la semana, tuve la suerte de ir un día a uno de mis bares favoritos y encontrarmelos dando un concierto. Esa tarde realmente nos sentimos dioses. Espero que como ellos Bunbury, también lo de todo.

0:13

El Norte

Siempre me ha gustado viajar al norte, aunque aun es un gran desconocido. Queda mucho por ver.
Me relajo y desconecto, el tiempo se me hace corto. Es cómo estar en una fábula, todo rodeado de montañas verdosas y niebla, me pareciera estar dentro del bosque animado.
La conducción es más difícil, sobre todo de noche, pero también más interesante.
Es el lugar perfecto dónde me gusta escapar, pero no podría acostumbrarme a vivir allí.
Vas después de las once de la noche, a cualquier sitio y aunque sea un gran centro urbano, está todo desierto, cerrado, no hay vida. Sobre todo en Asturias, aunque a la sidra si me podría acostumbrar, prefiero estar envuelta en la multitud anónima de mi ciudad.
No dejan de ser desconocidos, pero desde el basurero al oficinista, cómo quien se sienta a tu lado en el metro, todos ellos hacen compañía.
Me gusta pasear, siempre con prisa, sin ir a ningún sitio, por dónde nadie te conoce, dónde solo eres una sombra más. Sin que el bullicio cese, sin que la vida deje de palpitar.

19:51

Mil y una noches

Casi 400 fotos en tres horas, esto empieza a ser una enfermedad. Acostumbraba a hacerlas sola y sigo así, pero ultimamente las hago también con un club de foto y a veces con otras dos amigas.
Para estas tuvimos que alquilar un estudio, es bastante caro pero no puedes fotografiar a seis mujeres vestidas de la danza del vientre en plena calle. En algún lugar tienen que cambiarse de ropa.
Ilumine de la misma forma que la otra vez, en las de la modelo desnuda. Dos focos laterales para el fondo y otros dos laterales delanteros para la figura, el de la izquierda con una ventana. Son datos poco interesantes, pero es por si alguien necesita la información.
Tuve que usar luz continua de modelado, porque mi cámara no tiene para poner el cable sincro. Tampoco deja usar su flash de relleno y que los flashes del estudio, se disparen por simpatía. El dueño del estudio, flipó con ella. No se sincroniza bien, midiendo con el fotómetro, me pide velocidades muy bajas, cosa que a mis compañeros no les pasa con Nikon o Canon. La zapata del flash, no es igual que la del resto de las cámaras tampoco. Para otros usos es muy buena cámara, pero para estudio: Muerte a Sony. Si lo se, me compro otra.
Al final me quedaron bien, pero cada vez que mis compañeros disparaban haciendo saltar los flashes, me dejaban a oscuras. Que mierda.
La siguiente sesión, esta vez con las otras dos amigas, va a ser de nuevo con el mismo tema, la danza del vientre. Esta vez las modelos seremos nosotras. He conseguido el teléfono del dueño de una tetería, Yahya, que nos va a dejar hacer las fotos allí. Es otra vez lo mismo, pero por lo menos me consuela que el escenario va a ser más autóctono y gratis.