0:04

De trenes


En los trenes Madrid-Lisboa o Madrid-París, hace años se necesitaba el pasaporte, no es como ahora.
Este pasaporte había que entregárselo al camífero, que es la persona que te acomodaba en la litera y a las cuatro de la mañana le daba tu pasaporte a los de la frontera.
Siempre había gente que pretendía pasar dicha frontera sin papeles. Ahí entraban en juego ya los favores, sabemos todos de que tipo, sexuales.
Para que no vieran al viajero ilegal había dos opciones: Le metían en un departamento que en teoría no viajaba nadie y se iba a quedar sin revisar por la guardia civil, o bien en el propio departamento privado del camífero o interventor que esos tampoco los miraban.
Hubo una cosa curiosa que le ocurrió a un mecánico en el Cádiz-Huelva (y me lo ha contado a mi claro jeje) volviendo a Madrid. Se llama Cádiz-Huelva porque son dos ramas que se separan en Sevilla.
La cosa fue que el interventor volvía con una nueva amiga, que no estaba a la ida, y a la altura de Sevilla, le dijo sutilmente al mecánico, que procurara no pasarse por su cuarto de herramientas entre Sevilla y Córdoba.
Para las personas que no lo sepan, el cuarto del mecánico es de uso exclusivo del mecánico, lógico, y es un abuso que el interventor lo usara para sus aventurillas. De hecho lo he visto y es un cubículo, así que mucho no podría hacer tampoco.
Pero no son solo los camíferos e interventores, los aficionados al chucuchú del tren, aquí no se salvan ni los maquinistas. Hay uno al que le llaman Lucky, de Lucky Lou, porque siempre llega a destino antes de tiempo en el Badajoz ( o Bellota Bala), porque tiene una amante allí.
Los mecánicos son los únicos que se salvan, que están muy vigilados por interventores y demás; se juegan mucho y si no que se lo digan a uno, que le pillaron con las manos en la masa. Al día siguiente estaba en la calle.
Al final me han acabado gustando los trenes, lástima que se me haya acabado ir de gratis.

8 comentarios:

Delkhan dijo...

Me encantan los trenes, pero si puedo evitar pillarlo, lo evito (manías esquizofrénicas supongo), pero me sorprende que haya trepas o gente de este tipo en todos lados. Es decir, ¿me convertiré yo en uno de ellos cuando sea alguien medianamente importante en mi tren? Ajajá, dat is de cuestion.

Chasky dijo...

Yo en un viaje largo prefiero mil veces el tren que el avión o el autobús porque son más o menos puntuales a diferencia de los otros medios de transporte.

Mara dijo...

qué romanticos todos! que viva el tren!!!! Vivaaaaaaa! jeejeje

Fanático dijo...

Pues vaya con los trenes, jajaja.. XD

que bien escribes guapa! :)cada día me gusta más tu blog:)

que bien que has vuelto! ya se te echaba de menos! :(

que sea por mucho tiempo! XD

muchos besos simpatica! :D

yaves dijo...

delkhan: a mi no me sorprende hay trepas en todos los sitios..
chasky: los patos por ejemplo son muy puntuales si se retrasan te devuelven dinero
mara: si que es muy romántico si jeje
fanático: gracias, espero que sea por mucho tiempo si..estamos de buen humor hoy?
bessos

pequeña dijo...

El viaje en tren es de mis favoritos, cuando la prisa no es un impedimento. Será porque me gusta que el camino también sea parte de las vacaciones.

kafrune dijo...

Me alegra tu vuelta, aunque claro, para mi nunca te fuiste.
A mi mas que los trenes me conmueven las estaciones, esa sencacion de soledad cuando parten dejando el anden vacio, y cirujas invisibles a la vista del mundo haciendo de los bancos de estacion su casa.
Aqui los servicios del tren son malisimos, hace poco han incendiado una serie de bagones los usuarios porque los dejo a mitad de camino.
Besos

yaves dijo...

pequeña: a mi tamb me gusta esa parte de las vacaciones
kafrune: madre mía, incendiandolos no van a conseguir mucho
bessos